lunes, 4 de mayo de 2015

REPORTAJE- PÁGINA WEB SENA

Una formación que une para enfrentar la adversidad

Entre un grupo de 30 personas víctimas de la violencia que reciben formación en el SENA, se encuentra una pareja de esposos que demuestra su lucha por salir adelante.

Instructor aconsejando a pequeños cultivadores
​Alfonso Mendoça, instructor y diseñador de accesorios motiva a los emprendedores a ser únicos y aprovechar las riquezas culturales de Córdoba como fuente de inspiración.
Entre un grupo de 30 personas víctimas de la violencia que reciben formación actualmente en el SENA, en este municipio, se encuentra una pareja de esposos que ha demostrado su lucha por salir adelante, con aprendizaje y emprendimiento.

Se trata de Nelsy Arias y Luis Carlos Ramos, quienes se capacitan como emprendedores en elaboración de productos artesanales a través del programa Atención a la Población Víctima, del Centro de Comercio, Industria y Turismo​.

Nelsy y Luis Carlos se forman como emprendedores en elaboración de productos artesanales, a través del programa Atención a la Población Víctima en Córdoba.​
“A los ocho años tuve que salir de Urabá (Antioquia) porque mataron a mi papá y a mi hermano mayor, mi madre dejó todas nuestras cosas y decidió irse con sus nueve hijos a buscar una mejor vida en Montería”, cuenta Nelsy.

Desde entonces, a esta mujer –que ahora tiene 31 años–, le ha tocado valerse por sí sola, trabajando como empleada doméstica en casas de la capital cordobesa, logrando estudiar solo hasta cuarto de primaria.

En su adolescencia, Nelsy tuvo tres hijos, se dedicó a criarlos y a cuidarlos en un ambiente de austeridad. “A pesar de mi situación nunca dejé de soñar y decidí enfrentar la vida sola, pero siempre optimista”, dijo. 

En el momento menos esperado, el amor y la esperanza llegaron a la vida de Nelsy, representados en un hombre tímido, de piel morena y estatura mediana: Luis Carlos.

“En la zona rural de Tierralta (Córdoba) administraba una finca, en la que muy cerca mataron a muchas personas, los violentos nos amenazaron y nos hicieron salir corriendo para Montería, dejando todo tirado”, recuerda Luis Carlos, quien sufrió el flagelo del desplazamiento forzado.

Él tiene 33 años y se dedica a la albañilería, tiene dos hijos de una relación que no prosperó. Cuando vivía en Ranchos del Inat  –zona subnormal de la capital cordobesa–, conoció a Nelsy, primero fueron los mejores amigos, y luego decidieron unirse y conformar una familia.


CONSTRUYENDO SUEÑOS 

Ahora, Nelsy y Luis Carlos viven en un apartamento de la Urbanización El Recuerdo, de la capital cordobesa, y que fue entregado hace pocas semanas a Luis Carlos por el Ministerio de Vivienda.

Fue entonces cuando llegó el SENA a la vida de esta pareja que elabora accesorios y artesanías de manera empírica; se motivaron a aprovechar la oportunidad de formarse como emprendedores en elaboración de productos artesanales, con el programa Atención a la Población Víctima.

Aura Miranda Mendoza, subdirectora del Centro de Comercio, Industria y Turismo de Córdoba afirma que “nos preocupamos por tener la mayor cobertura a la población víctima en los 30 municipios de Córdoba, teniendo en cuenta que en nuestro departamento hay más de 260 mil víctimas del conflicto armado, lo que nos motiva a fortalecer nuestras acciones de formación y emprendimiento para mejorar sus ingresos y calidad de vida”.


Inclusión Social, Creatividad Y Cultura En La Formación

Entre trazos, dibujos y manualidades, Nelsy y Luis Carlos asisten juntos a la formación. Sus ganas de aprender y de aprovechar cada minuto los hace ser los más aplicados y atentos, así lo afirma su instructor, Alfonso Mendoça, quien con paciencia y gran admiración les enseña la importancia de elaborar productos únicos, autóctonos y de calidad.  

La pasión por lo propio de la región y la exclusividad de los diseños, no es ajena al recorrido y experiencia del instructor, quien tiene su propia marca de artesanías y accesorios que lo han llevado a ser reconocido a nivel nacional e internacional.

“Mi filosofía es hacer moda con inclusión social, cultura, tradición y sobre todo con calidad; esto es lo que le estoy enseñando a los emprendedores SENA, para que sean autodidactas, que comprendan qué es lo que quieren mostrar a través de sus inspiraciones”, explica Alfonso. 

A los 31 años de edad, Alfonso ha participado con sus accesorios y productos en el Concurso Nacional de la Belleza, Colombiamoda, Plataforma-K, Ixel Moda, el Salón de la Moda en Corferias y Expocolombia en Miami. Así mismo, su labor ha sido destacada en revistas internacionales como Elle, Vogue y Marie Claire. 

Desde hace un año, el instructor ha trabajado con más de 150 personas emprendedoras SENA de los municipios de San Antero, San Bernardo del Viento, Lorica y Montería, a quienes les ha inculcado con su ejemplo, la chispa y la visión para que vean sus talentos como oportunidades de negocios.

“Compartir mis conocimientos y experiencia con esta población es muy enriquecedor, me llena el alma y le da un sentido distinto a mi manera de emprender ya que también para mí es un aprendizaje constante y motivador”, manifestó Alfonso.

El SENA en Córdoba es el enlace permanente entre Nelsy, Luis Carlos y Alfonso, para que cada semana sea de máximo aprendizaje, creatividad, innovación y emprendimiento, pero sobre todo es el impulso que tiene la pareja para salir adelante y seguir soñando.




MFJ/APA/dbm/agf

Así fue el lanzamiento de la oferta educativa III trimestre de 2015